domingo, 22 de diciembre de 2013

¡Feliz Navidad!

De nuevo es Navidad y de nuevo Cristina las felicita a todos los lectores de su blog con un vídeo que ha preparado su madre.




¡FELIZ NAVIDAD Y UN GRAN AÑO NUEVO PARA TODOS!

viernes, 29 de noviembre de 2013

Imparable

Desde la parada del autobús del cole hasta el portal de nuestra casa hay apenas 300 metros y ninguna calle que cruzar. Se nos ocurrió probar si Cristina podría volver ella sola a casa.

Con un dispositivo de vigilancia digno de cualquier espía, los primeros días nos apostábamos para seguirla sin que nos viera.

Estas precauciones fueron del todo innecesarias Cristina se bajaba del autobús y volvía a casa como buena colegiala.

Ahora ya solo nos quedamos mirándola por la ventana, para comprobar que vuelve a casa con normalidad. Como cualquier otra persona, Cristina crece y madura a su propio ritmo, pero un ritmo imparable.


viernes, 22 de noviembre de 2013

Y ya son trece

Trece años cumple Cristina hoy viernes. Como no es superticiosa no tendrá ningún problema y se lo pasará muy bien en el colegio y en el resto de  actividades que tiene hoy.

Lo lleva preparando toda la semana porque ya nos avisó en la agenda de su cole que llevaría chuches para compartir con todos sus compañeros.

Así que Cristina ¡Muchas felicidades! y a disfrutar de este día.

viernes, 8 de noviembre de 2013

Las etapas de la vida

Las  excursiones con Cristina van por buen camino, de hecho  no nos hemos perdido ninguna vez y además he empezado un nuevo blog para ir  contando nuestras peripecias, es este de aquí: Rutas de Cristina

En la última excursión además de disfrutar del paisaje otoñal y del aire libre tuve la suerte de disfrutar de la idea de la vida, según Cristina.

Nos volvíamos al coche para terminar nuestra excursión, la noche ya se nos echaba encima, e íbamos bastante relajados. Quizás por todo eso a Cristina le dio por pensar en voz alta: 

- "Dentro de 80 años seré abuelita" Ante mi sorpresa volvió a repetir: -"Largo, muy largo. Dentro de 80 años seré abuelita"

Yo no entendía a qué venía esa aseveración, así que le pregunté cómo iba a ser eso. Su respuesta: -"Primero bebé, segundo niña, tercero joven, cuarto mujer, quinto tía, después abuelita y último muerta".

Mi sorpresa crecía por momentos, y le pregunté qué era ella. -"Yo soy mujer"

Con un poco de miedo -Cristina nunca adorna la verdad- le pregunté qué era yo: -"Tú eres un tío"











jueves, 31 de octubre de 2013

Nuevas experiencias

Más o menos, hacia donde señala Cristina está el albergue donde ha pasado Cristina el fin de semana pasado. Nunca nos habíamos decidido a llevarla a un campamento, pero ahora tuvimos una buena oportunidad porque en su colegio organizaron uno, y esta vez nos atrevimos a apuntarla.

Como siempre, tiene las ideas bastantes claras así que cuando le comenté que yo también me quería apuntar, me lo explicó bastante bien: -"Voy yo sola, tú te quedas en casa".

Llegó el día y fuimos al albergue donde iba a pasar el fin de semana con un montón de compañeros. Tras deambular de un lado para otro y reconocer el terreno se sintió ya en su casa y me di cuenta que yo  no pintaba nada allí.

En el camino de vuelta  me iba con la sensación de que los dos estábamos pasando por nuevas experiencias.




lunes, 7 de octubre de 2013

Sabe lo que hace


Cristina, aunque habla bastante bien, no siente la obligación de comunicarse y en ocasiones sus decisiones son rápidas y aparentemente irreflexivas. Sin embargo -si se la observa con atención- se nota que las ha estado pensando y madurando durante cierto tiempo.

Poco a  poco nos vamos acostumbrando, aunque le pedimos que nos diga qué va hacer porque no siempre uno está muy convencido de sus intenciones.

Pero también sabe que hay ocasiones en que es mejor no decirnos nada, porque la respuesta que obtenga no le va a gustar. Este fin de semana estuvimos en San Juan de Luz, (Francia), el día era muy bueno y la playa estaba prácticamente despoblada.

Cristina se adelantó corriendo y cuando estuvo a suficiente distancia de nosotros se quitó zapatillas, calcetines y se arremangó los pantalones. Para cuando nos quisimos dar cuenta ya corría por la arena.

Supongo que si nos lo hubiese pedido le hubierámos dejado pero prefirió no correr el riesgo. Además de intentar minimizar la regañina procurando mojarse lo menos posible.

domingo, 22 de septiembre de 2013

Curiosidad

Día de paseo por el monte, nos volvíamos a casa después de hacer cima en el Larzabal, un pequeño monte cerca de Pamplona.

Cuando nos encontramos con una Amantis Religiosa que estaba devorando a su presa, según Cristina que la estuvo observando con detenimiento, era una mosca.

Los insectos son los únicos animales a los que Cristina no tiene ningún miedo. Estuvimos a punto de llevarnos la Amantis a casa pero no teníamos la logística apropiada y además estaba seguro que Cristina intentaría jugar con ella.

Un bicho de esas características suelto por casa puede avivar cualquier pesadilla así que la soltamos y cada uno siguió su camino.

Me gusta ver la curiosidad en los ojos de Cristina, porque por un momento sus pensamientos interiores quedan olvidados por lo que ve a su alrededor.

viernes, 13 de septiembre de 2013

Llegó el día

Llegó el día tan esperado por Cristina: El comienzo de curso en su nuevo colegio. Días antes mi mujer y yo estuvimos hablando, porque yo era partidario de llevarla nosotros en coche y despedirla a la puerta de su colegio.

Mi mujer, en cambio, decía que ya tenía que empezar el curso yendo con sus compañeros en el autobús que les lleva y trae todos los días. Como es lógico ganó la opinión de mujer, pero yo hice un último intentó y pregunté a Cristina cómo quería ir al colegio ese primer día.

La respuesta no dejó lugar a dudas: -"¡En autobús!" Y al día siguiente quizás recordando mi pregunta volvió a decir: -"Quiero ir yo sola al colegio"

Y así comenzó su primer día de clase se fue en el autobús y nosotros nos quedamos en la calle diciéndole adiós.

viernes, 6 de septiembre de 2013

Unas moras para una tarta





Todos los años por estas fechas buscamos un día para recoger moras. Esta vez Leyre no ha podido venir así que hemos ido Cristina y yo. Más tarde se nos unió mi hermana Aurora.

Fuimos dando una vuelta por el monte San Cristóbal, cercano a Pamplona, y recogimos algunos de estos frutos. Ya en casa cuando las saqué de la bolsa me encontré con un Tapaculo que naturalmente había recogido Cristina. Pero aparte de eso no cogió ni una sola mora.

Con las bayas recogidas ayer estuvimos haciendo una tarta, muy básica pero muy rica. Aunque Cristina me estuvo ayudando a prepararla con seguridad ni la probará. Pero al final lo más importante de todo será el tiempo que hemos pasado juntos.

miércoles, 31 de julio de 2013

Día de fiesta

Cristina tiene bastante bien estructurada su vida y sus obligaciones. Sabe perfectamente que el domingo hay que ir a Misa, y por tanto sabe muy bien que cualquier otro día de la semana no es necesario ir a la iglesia.

Por eso los días de fiesta que no caen en domingo hay que convencerla que también hay que acudir a la celebración. El 25 de julio, Santiago Apóstol, patrón de mi pueblo nosotros sí que celebramos ese día que, por desgracia, no se pudo celebrar en la capital de Galicia, Santiago de Compostela. (Naturalmente hubo un recuerdo en la celebración para las víctimas del fatal accidente.)

Justo antes de la celebración religiosa Cristina desapareció de nuestra vista y supusimos que se habría escondido para no acudir. Entramos en la Iglesia pensando en el castigo que le impondríamos a la salida.

Ya había pasado más de la mitad de la celebración cuando mi mujer descubríó que estaba sentada en un banco de la Iglesia entre dos señoras. Mientras pasaba el brazo por los hombros a una de ellas a la otra le revisaba su vestido lleno de lentejuelas. Para nuestro alivio resultaron ser nuestra prima Raquel y una amiga del pueblo.

Avergonzados de nuestros pobres pensamientos nos quedamos  helados al ver que nuestra hija acudía a Misa sin necesidad de que nosotros estuviéramos con ella. Además, luego Raquel nos dijo que ese día había sido uno de los más bonitos de su vida por el cariño que le había dado Cristina.

sábado, 20 de julio de 2013

Cerrando etapas

Desde enero empezamos a decirle a Cristina que para el siguiente curso cambiaría de colegio. Además le precisábamos que ese cambio sería en septiembre.

La idea le gustó desde el principio, incluso lo comentó ella misma en su clase. A simple vista parecía que lo estaba aceptando muy bien pero yo creía que no se daba cuenta que ir a un nuevo colegio suponía dejar el antiguo.

Sin embargo los días previos al fin de curso nos dimos cuenta que lo tenía muy claro, además, tuvo detalles de cariño con sus profesoras. Tanto ellas como nosotros pensábamos,  que aunque nos diese pena, el cambio a un nuevo colegio le iba a suponer un gran beneficio. Y ella debe pensar lo mismo porque de todos nosotros ella es la que más contenta está.

Aunque su forma de despedirse me pareció un poco extrema porque el último día que la recogimos para llevarla a casa, desde el coche, volvió la cabeza y agitando la mano se despidió de su colegio.

Supongo que será su forma de cerrar etapas.

viernes, 21 de junio de 2013

Para el recuerdo





Han sido días de despedida. Parecía que nunca iba llegar el momento, pero el tiempo es inexorable y Cristina debe abandonar el colegio donde ha estado estos últimos años.

Desde la niña -de apenas 6 años- que llegó al aula de su nuevo colegio donde ya Mamen, Agurtzane, Ainhoa, Petri.... sin conocerla ya la esperaban con los brazos abiertos. Hasta la señorita que les ha dejado, han ocurrido muchas cosas y se han sucedido grandes cambios en Cristina y, por qué no, también en nosotros mismos.

Gracias al entusiasmo de Mamen, Cristina iba aprendiendo  a leer, a escribir, a pronunciar frases cada vez más largas, a realizar operaciones cada vez más complicadas... Los nuevos conocimientos y el trato con las personas con las que coincidía hacían que se fuera abriendo cada vez más al mundo que le rodeaba. Nosotros -bastante inexpertos- pensábamos que cada nuevo avance era el definitivo. Sin embargo hemos aprendido que cada logro conseguido era muy importante pero únicamente era la preparación del siguiente.

Ahora sólo se recordarán los buenos momentos, aunque también ha habido malos, pero quién no tiene un mal día. Y sin embargo a Cristina, en todos estos años,  ni un sola vez le hemos visto ir triste o desganada al colegio.

Buena culpa de ello han tenido todos su compañeros, todos sus profesores con Mamen y Agurtzane siempre allí. Pero ha habido otros muchos y, seguro que olvidándome de alguien, aquí van los nombres de algunos de ellos: Petri, Marta, Beatriz, Mª Eugenia, Isabel, Raquel, María, Koldo, Miguelón... Y todas las demás personas que le saludaban con cariño en cuanto la veían.

Mamen nos solía decir que a Cristina le había tocado abrir camino en el colegio, demostrar que una niña con autismo  se podía integrar con los demás estudiantes. Nosotros esperamos que ese camino que haya podido abrir  lo puedan seguir  otros niños, porque de ello todos resultamos enriquecidos.

Al final, los sentimientos se confunden entre la tristeza de dejar a personas muy queridas y la alegría  del futuro que tiene por delante Cristina. Pero jamás olvidaremos estos años ni a las personas que hemos conocido y que han  ayudado tanto a Cristina.

viernes, 14 de junio de 2013

Cambios radicales

Habíamos tardado bastante tiempo en llevar a Cristina a la peluquería,  su flequillo ya  le tapaba los ojos y el resto del pelo hacía difícil verle la cara. Pero eso no era excusa para decir : -"Mamá no te preocupes soy yo", cuando mi mujer le sorprendió en el cuarto de baño.

Su madre no estaba preocupada por la persona que tenía delante, sino que se había quedado traspuesta cuando vio a Cristina, tijeras en mano, con su flequillo cortado siguiendo un perfil "original" y otros grandes mechones de pelo que habían desaparecido de su cabeza.

Tampoco las afirmaciones de Cristina diciendo que "soy peluquera" tranquilizaron a mi mujer. Por suerte, justo ese día habíamos pedido hora en la peluquería. Mª Carmen, que la conoce perfectamente, como siempre hizo muy bien su trabajo y arregló el desaguisado.

Cristina, que hasta hace poco tiempo tenía terror al corte del pelo, ha pasado a ser peluquera y nosotros sin enterarnos. Cambios tan radicales como su nuevo estilo de peinado.


viernes, 7 de junio de 2013

Sin límites

Con Cristina he empezado un pequeño proyecto aventurero. Todos los fines de semana que podamos haremos una excursión. Cogeremos una mochila, bocadillos, agua... Y nos lanzaremos a conocer la geografía. Cualquier destino nos vale, el único requisito es que haya un buen sitio para descansar y comernos nuestros bocadillos.

Además las excursiones las vamos recopilando y guardando en este sitio

Ya llevamos cuatro, de momento son cortos trayectos que seguro que con el tiempo van aumentando. Ya en el horizonte vemos nuevos destinos que descubrir porque tenemos una cosa clara no pondremos límites a nuestras aventuras.

viernes, 10 de mayo de 2013

Sus relatos breves



Mi amigo Txema Logroño me ha regalado y dedicado su primera novela, Los Cuadernos de Kufra, que ya he empezado a leer. Aunque envuelta en hechos históricos, me asombra su imaginación para escribir la trama de la novela.

Se me ocurrió el otro día comprobar qué capacidad de imaginación tendría Cristina para escribir un cuento. Así que le puse una hoja en blanco delante y le pedí que me escribiera uno. De lo que ella quisiera:  niños, animales... No le dije nada más y le dejé sola en la cocina.

Al cabo de pocos minutos vino con el cuento escrito: Dos ratones y un gato. Lo leí asombrado y le pedí que me escribiera otro distinto. No le costó mucho, su título: Pájaros y bebés pájaros.

Mi asombro se multiplicó, por las ideas que se le ocurrían y por el lenguaje que empleaba, sencillo pero con algunas palabras que no usa cuando habla. Ni siquiera me preocupé de corregirle sus errores gramaticales.

En la foto de arriba están sus primeros relatos y a continuación los transcribo literalmente. Como se puede ver son muy breves, pero son suyos.


Dos ratones y gato
Pájaros y bebés pájaros
HABÍA UN RATON SE
LLAMA JOSE Y UNA
RATA Y LLAMA DIANA
ESTABA JUGANDO CON LA
PELOTA Y DE REPENTE
APERECIO UN GATO
SE LO COMIO LOS DOS
Y RESCATO UNA RATA
Y SALE SU BOCA SE
ESCAPA UNA TORRE
Y EL FIN
CRISTINA
HABÍA UNA VEZ UN
PAJARO Y SUS BEBÉS
PAJAROS UN PAJARO
SE COGE DOS GUSANOS
SE LLEVA AL NIDO
LOS BEBES PAJAROS SE
COMEN LOS DOS GUSANOS
ESTAN MUY CONTENTOS
Y GRANDES Y FUERTES
Y EL FIN
Y ESTE SE HA ACABADO
CRISTINA

viernes, 26 de abril de 2013

Buen ejemplo mañanero

Como en verano Cristina aprendió a hacerse la cama no vimos inconveniente en que también la hiciera en el invierno. Así que antes de irse al colegio tiene que hacer su cama lo mejor posible.

Pero ella se lo ha tomado tan  pecho que es lo primero que hace en cuanto se levanta. Yo me di cuenta de casualidad: Un día que tardaba en venir a desayunar y fui a ver qué pasaba. Medio dormida, Cristina estaba tratando de hacer su cama lo mejor posible con la habitación  a oscuras para no despertar a su hermana. Me impresionó tanto que le ayudé a terminar su tarea.

Desde entonces, muchos días antes de ir a trabajar paso por su habitación - no para revisar su trabajo- sino porque se hace menos duro salir de casa e incorporarse al mundo con ejemplos como ése.

viernes, 5 de abril de 2013

Cristina y el Arte Románico


El Valle de la Valdorba en Navarra es famoso -entre otras cosas- por sus monumentos románicos, son varias las Iglesias y Ermitas de este estilo repartidas por el valle. Esta Semana Santa una de las excursiones que hicimos consistió en recorrer la zona visitando estos lugares. Algo con lo que Cristina no estuvo muy de acuerdo.

Ya en la primera ermita Cristina mostró su disconformidad. Di un rápido vistazo a la guía que llevaba y  dije: - "Cristina vamos a visitar 6 ermitas, esta es la primera, cuántas quedan?" Naturalmente la operación era muy sencilla, pero Cristina se dio cuenta que las visitas se acabarían en algún momento y que ella podría saber cuándo.

Aunque, un inoportuno chaparrón casi nos chafa los planes  la excursión fue estupenda, lo pasamos muy bien y los bocadillos que llevamos dieron un gran final a la excursión.

Porque luego observé  la guía que tan rápidamente había mirado la primera vez y me di cuenta que no eran seis, sino ocho los lugares que teníamos que visitar. Pero cuando Cristina da algo por terminado es muy duro volverla a convencer y con la tripa llena ya no se me ocurrían más brillantes ideas....

P.D.: La foto de esta entrada la hizo su hermana Leyre. Al fondo la Ermita de Arrazubi


martes, 2 de abril de 2013

2 de Abril, Día Internacional del Autismo


Hoy 2 de abril el día Internacional de Concienciación del Autismo. Cada vez son más las organizaciones y entidades que se unen a esta celebración. Este día debe servir para que muchas más personas sepan qué es el autismo y cómo son las personas que lo padecen.

Gracias a la Asociación Anfas de Navarra, hemos podido tener una participación activa en este día. El Diario de Navarra se ha unido a la celebración y ha publicado una entrevista en la que nosotros pudimos hablar de Cristina. Esperamos que sea otro granito en la conmemoración de este día.

viernes, 22 de marzo de 2013

Cristina frente a un dilema

Cuando Cristina empezó a hablar le costaba encontrar la palabra adecuada  y se quedaba pensando en lo que le iba a decir, yo disfrutaba viendo su cara y sus gestos, casi  le podía oír pensar.

La semana pasada le pasó lo mismo, en esta ocasión sí que sabía que palabras debía emplear, el problema es que también conocía las consecuencias de decirlas.

Supe que me había desobedecido y de improviso le sometí a un  interrogatorio: - "¿Cristina, esta mañana has encendido el ordenador?" La pregunta le pilló fuera de juego; abrió la boca para contestarme pero inmediatamente la cerró, cualquier respuesta que diera sólo serviría para meterse en un lío: por mentir o por decir la verdad.

Le volví a preguntar, y por respuesta sólo obtuve un: "oh, oh"
Insistí: -"Cristina, mírame a la cara y dime si esta mañana encendiste el ordenador."

Por fin me respondió con un apagado: "No..." Su insegura respuesta  era el reconocimiento de su falta, pero yo me lo estaba pasando muy bien, y además ella tenía que decirme la verdad. No tuve más remedio que preguntarle de nuevo e, incapaz de mantener una mentira, me tuvo que contestar la verdad: -"Sí"

-"Cristina, entonces estás castigada por la tarde" Me lo había pasado tan bien que casi le levanto el castigo, pero hoy es el día que todavía no me ha vuelto a desobedecer...

viernes, 15 de marzo de 2013

¡Gracias Víctor!

Víctor  tiene 7 años, vive en Carbonero el Mayor -provincia de Segovia- y es sobrino de  Mª Nieves, nuestra cocinera de tartas oficial. Además, de todo lo leído es fiel seguidor del blog de Cristina.

Tanto, que por mediación de su tía le ha hecho llegar a Cristina unos ramos de flores que ella muestra encantada en la foto. Se nota que es un lector asiduo del blog porque las flores, aunque parezca mentira, son de chocolate.

Así que sirva esta entrada para darle las gracias a Víctor por un regalo tan apropiado para Cristina. Además yo espero que por leer este blog pueda conocer un poco más qué es el autismo. Y, si en el futuro, se encuentra con alguna persona con este síndrome, sepa  entenderla y apreciarla. Así que de nuevo ¡Gracias Víctor!

sábado, 9 de marzo de 2013

Lenguaje escrito

Cuando Cristina cometía  faltas de ortografía, por ejemplo, escribir: "octabo" Mi primera reacción era echarme las manos a la cabeza. Menos mal que recapacitaba de inmediato y me daba cuenta que el hecho de tener que corregirle una falta  era en sí todo un triunfo.

Y así me lo tomé el otro día cuando vi que Cristina   -en su tarea diaria-  tenía que inventarse frases a partir de unos cuantos adverbios de interrogación: "Quién", "Dónde"... Teniendo en cuenta que para ella es muy difícil contestar a preguntas de este tipo, lo había hecho bastante bien.

Pero cuando vi   que  al lado de "Cómo"   había escrito "El bocadillo" No pude sino reírme y estuve tentado a dejar así escrita su contestación.

Pero aunque era muy gracioso, le hice borrar la respuesta y hacer que la contestara de forma más conveniente. Y tras arduos esfuerzos por mi parte para hacerme entender consiguió escribir algo mucho más de acuerdo a la pregunta.



sábado, 2 de marzo de 2013

De natural desconfiado

A Cristina le encanta el chocolate y poco más necesita  para ser feliz, así que mi mujer el jueves pasado le preparó para merendar  un bocadillo de chocolate. Pero cometió el error -extraño en ella- de dejarlo encima de la mesa en vez de guardarlo en su sitio.

Cuando volví de la calle y lo vi tan atrayente no dudé en pegarle un bocado. Justo en ese mismo momento entró Cristina en la cocina con el mismo propósito que yo, pero todavía masticando  el chocolate no le dejé que lo hiciera.

-"Es para Leyre". Ante esa contestación que golpeó mi conciencia le di dos onzas  para que se las llevara  a su hermana  que, encerrada en su habitación, estudiaba duramente.

Sin embargo, me hizo dudar de sus intenciones cuando me volvió a decir: -"¿Y otro para mí?" Mi respuesta de nuevo negativa le pareció bien y salió de la cocina.

Un pensamiento me vino a la cabeza: -"Seguro que Cristina se come una de las onzas y a su hermana  le da la otra". Con tal certeza fui a ver a Leyre y se lo pregunté. Su respuesta me dejó en mi sitio: Las dos onzas habían llegado a su destino y Cristina se había  comportado como una gran hermana.

viernes, 8 de febrero de 2013

Recuerdos en papel

Cristina  me suele ayudar a cocinar, son cosas sencillas, no porque ella no pueda hacer cosas complicadas, sino porque yo sólo soy un aprendiz de cocinero y mis secretos culinarios son muy básicos.

En realidad tampoco son tan secretos, por ejemplo, para hacer  la masa de pizza no hace falta más que darle vuelta al paquete de harina preparada para tal fin y leer las instrucciones.

Con ese envoltorio junto con los ingredientes que escribió Cristina en sendas hojas de papel, y que pegamos en la pared, preparamos unas estupendas pizzas para cenar.

Después de ser devoradas en ambiente familiar, el único rastro que quedó de ellas fue precisamente esas hojas. Me da  pena quitarlas pero no tiene sentido dejar pegado algo que Cristina puede volver a escribir cuando quiera. Porque ya no es novedad que Cristina escriba, ni que cocine conmigo, ni siquiera que  disfrutemos  haciéndolo.

Se me ha ocurrido que puedo fotografiarlas, ponerlas en el blog y cuando quiera podré venir a verlas, y así me da menos pena quitarlas de la pared.

viernes, 25 de enero de 2013

Esa botella

El ordenanza del lugar donde trabajo tiene, encima de su mesa, todos los días una botella de agua, pero siempre está tumbada. Me llamó la atención el primer día que la vi  pero no le di importancia.

Los siguientes días he seguido viendo que siempre deja la botella en la misma posición. Hoy he sentido tentaciones de acercarme a su mesa y ponerla en posición vertical.

Pero me he dado cuenta de que el estado en que se encontrase sería indiferente para el devenir futuro y además puede que exista una razón para que esté así. Finalmente he olvidado el dichoso envase. Pero no he tenido más remedio que acordarme de Cristina, estoy seguro de que ella no hubiera podido controlarse y habría colocado la botella en su posición lógica.

Por un momento me he sentido más cercano a ella y quién sabe, también más cerca de entenderla.




sábado, 19 de enero de 2013

Mosqueados


Andamos un poco mosqueados con Cristina, ya el martes pudimos ver que algo raro ocurría. 

Cuando llegué a casa por la tarde encontré el bolso de deporte de Cristina preparado para el día siguiente. 
Como yo soy el encargado de decirle a Cristina que lo prepare y revisarlo le pregunté a mi mujer si lo había hecho ella. Tras su respuesta negativa comprendimos que Cristina sin decirle nosotros nada se había preparado su bolso y además había dispuesto también la ropa del día siguiente.

Pero es que ese mismo día y los siguientes -cuando llegó la hora- cogió su tarea y se fue a la cocina a hacerla. Sin que mediara orden por nuestra parte.

Finalmente hemos confirmado que algo ocurre, porque ayer por la mañana, inmediatamente después de levantarse, en vez de ir a desayunar, se hizo su cama y sin ninguna arruga.

¿Qué está ocurriendo?


sábado, 12 de enero de 2013

Mentiras arriesgadas

Dicen que los niños con autismo no saben mentir, Cristina lo intenta y no concibe que nosotros no creamos sus mentiras. Suelen ser tan inverosímiles que llegan a tener tintes cómicos.

Cuando ayer fui a despertar a Cristina, ya estaba levantada y en cuanto me vio escondió algo detrás de la espalda. Tan raro me pareció que le tuve que preguntar qué escondía.

Primera mentira: - "No es nada, vete" Naturalmente era algo, pero qué.

Más extrañado si cabe,  me fui para que pudiera salir de la habitación con su secreto. Pero tenía que ir hasta la cocina donde  yo estaba esperándola y entonces vería qué escondía. Pero fue en vano, porque lo ocultó debajo de su pijama.

Le pregunté otra vez por él, y vino su segunda mentira: -"Es un bebé" Como si tal respuesta me tranquilizase.

Al rato me despisté y cuando quise darme cuenta ya no lo llevaba encima, pero al ver su bolso de deporte sospeché que ahí estaba. Lo conseguí abrir sin que ella me viera y descubrí su gran secreto: Había sustituido la camiseta de manga larga que se pone después de hacer deporte por otra de manga corta. Naturalmente sabe que si me hubiera pedido permiso le hubiera dicho que no.

Tras arduas negociaciones llegamos al acuerdo de introducir las dos, con la esperanza que se pusiera ambas.